sábado, 14 de marzo de 2015

Niño Escualido

Hoy, ayer, antier… el niño escuálido se movía a cortos pasos por la avenida veintiséis, caminaba escupiendo rastros de desdicha con su talega de recuerdos en su brazo izquierdo, sonreía tras encontrar diversos detalles que se formaban entre las nubes, los puntos cardinales se alimentaban con la figura plateada de sus zapatos marrón. ¿Yantar o pasar saliva? Quizás correr sin rostro, con el corazón explotando sobre la otra avenida, detenerse y mirar la asadura de sujetos tendidos en el pavimento, llorando y suplicando por una vida diferente, robotizando sus momentos, sin presencia del pasado, sujeto al ciberespacio de sus más rojos sueños, sueños que se fragmentan noche tras noche debajo de un puente, lluvia en sus ojos, ojos borrosos, carcomido por ratones expectantes de la escena final donde se paraliza el misterio.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario