lunes, 21 de noviembre de 2016

Análisis película Dogville

COSTRAS Y HENDIDURAS

Dogville es una película   que  expresa  la crueldad del hombre, la transformación de lo puro a lo oscuro en un laberinto de intereses donde cada persona buscará saciar sus deseos sin importar las fisuras que se ocasionen sobre otro ser.  En este pueblo se presentarán  disputas entre lo bueno y lo malo, la corrupción de los sentidos, una  mirada estrábica para la pureza e inocencia, el olor del pecado se impregna en cada espacio  demostrando que el espíritu puede inhalar la maldad, corromperse, pero  también  descomponer  a otros, exhalando los vicios que se han vuelto parte de las personas.  Los oídos son sordos ante  los gritos de injusticia que reclama una mujer maltratada y por último, el sentido del tacto como un sueño de conquista de lo material, de poseer al otro,  entrar en su carne y resquebrajar las ilusiones. 


      
En la parte inicial se observa el pequeño pueblo de Dogville desde una panorámica superior, esta vista se asocia al juego de la golosa en el que cada espacio ocupa un lugar importante para el desarrollo del relato y en el que pareciese que una tiza  fuese la artífice de la formación de los mundos, con ella se dividen los límites de cada personaje de acuerdo a la forma que llevan su vida. La escenografía cuenta con un árbol seco que aparece en varias ocasiones y  se  interpreta como   los rastros de lo que es la comunidad, un tallo sin ramas, ni frutos que brindar a los demás, escasez de valores y la pérdida de sentidos por florecer.  El sonido aparece en esta historia sin importar  que no se cuente con el objeto que lo produce,  se escuchan  puertas inexistentes a los ojos del espectador, pero que son recreadas en la mente gracias al oído de  cada persona.   También existe un perro que carece de contextura corporal pero se puede formar a partir del sonido de  sus ladridos.  Arbustos sin forma que reproducen un gran número de significantes en las personas que observan está película. 



 Dogville parece  un lugar tranquilo para vivir,  donde se respeta la democracia, presentándose  solida inicialmente pero  con el transcurso del  relato surgen grietas que despiertan la lucha del interés personal de cada habitante. La protagonista de esta historia se  llama Grace,  una mujer que encarna la utopía del hombre por alcanzar un mundo mejor, en ella se ven reflejados grandes valores como la paciencia, la amabilidad y el espíritu activo  de una joven que sin importar sus pocos conocimientos para desempeñarse en un trabajo se esfuerza por aprender, sin embargo;  también se percibe la docilidad humana,  una libertad enjaulada  y  una boca que solo se quiebra para obedecer a los demás.   Ella  tiene una mirada esperanzadora de la sociedad, aparece en el pueblo  escondiendo su pasado, con la ilusión de encontrar un lugar para vivir en paz,  lo que no se  imagina es que  es ese sitio   cambiará su forma de pensar,  transformándola en  una mujer que destila rencores, su utopía se ahoga en un diluvio de sangre que le espera a  este pequeño pueblo.

Ahora bien, los habitantes de Dogville  tienen   máscaras  de generosidad que  son retiradas cuando se enteran por medio de carteles que Grace es buscada. En los  rostros de cada uno se enseñaran las  manchas de maldad que llevan  consigo,  con esta situación Grace padecerá el oportunismo de cada residente que se aprovechará de las circunstancias para satisfacer sus deseos como es el caso de los hombres  que reproducen  su  instinto carnal abusando   de ella.
El primero en cometer este acto fue Chuck, en él se representa el sueño de todo emigrante: dejar sus tierras con la esperanza de un futuro mejor, pero al arribar se encuentra con las mismas dificultades que presentaba en su lugar de origen, es por eso que  esa ilusión se evapora y se  desprenden resentimientos por la esperanza que producía Grace, el deseo y el odio se mezclan en la violación. La  figura del niño ha perdido su inocencia, es transformada en un ser caprichoso, manipulador, dejando la evidencia de una sociedad corrompida, con  ausencia de valores que parten desde la propia familia.



Olivia   es presentada como una mujer de escasos recursos, configura el ascenso de las clases bajas al poder y el mal uso que estas pueden ejercer tras el  olvido de lo que en un momento fueron,  ignorando las desgracias de otros. Olivia olvida, Olivia cuenta con suerte pero no con un corazón generoso que rescate a las personas que necesitan romper las injusticias.

Por todos estos hechos Grace   intenta escapar sin que nadie se entere  pero las manzanas que representan el  pecado del pueblo no permitirán que se realice esta fuga. Hallará más dolor siendo encadenada como un animal. Thom fue  la única persona que quiso ayudarle pero este permaneció  atormentado tras no poder poseer el cuerpo de Grace que tanto anhelaba. Deseaba ser escritor pero contaba con  poca dedicación,  la pereza es un factor que lo limitó, en toda la historia no se observa  que haya querido sobresalir, tan solo aguardó a que el tiempo jugará las cartas por él. Thom, el hombre de la duda, es quién entrega a Grace a los mafiosos, con esta acción se terminan los infortunios  de una joven a la que  le quebraron sus esperanzas de la misma forma que las figuras que coleccionó. Aparece la luna  en Dogville y con ella una luz que aparta la oscuridad en la que se encontraba el lugar.  La gran sorpresa es que esta  joven es la hija del mafioso y pese a que su padre tiene el rotulo de maldad, él  se presenta en el momento preciso para ayudar a ejercer un juicio sobre este  pueblo. 



Ahora, reconociendo el pasado de la protagonista de esta historia, el papel de  Grace  puede interpretarse  de diferentes formas, una de ellas es su  personificación como naturaleza: con su  ayuda  a los hombres es vital pues es la generadora de   vida  aunque, de estos seres solo recibe abusos resaltando la  pérdida de la conciencia humana que acaba lentamente con ella y desencadena su furia. No hay tiempo para lamentos,  toda esa  crueldad será la razón que extermine  al mismo hombre. Por otro lado,  Grace puede ser la representación de un mesías que llega al mundo a ser parte de él, este mesías cree en el hombre pero termina crucificado por los pecados que se encuentran en todos los hombres.  Solo  el juicio final separará a la justicia de la injusticia. El rojo del poder bañara  la luna con  sangre y está será el espejo  de una  ciudad de perros. 





No hay comentarios.:

Publicar un comentario